miércoles, 28 de noviembre de 2012

Vamos mal


      
      Ayer me preguntaron que cómo íbamos, y sin pensarlo dije bien, porque es como me haces sentir.  Pero realmente estamos mal, tú y yo, esto. Vamos de mal en peor. Siento cada día un lazo más fuerte, un cariño que cambia de bueno a mucho mejor. Cada día ocupas más mi pensamiento, cada día me rondas más. Cuando no estoy contigo siento un vacío, como que nada de lo que hago es útil, estar sin ti me hace querer estar contigo. No importa si vemos TV, si comemos, si estamos en silencio o si hablamos, estar contigo es tenerte al lado y poder besarte si me da un impulso arrebatado. Son malos estos nervios que me aprietan cuando estoy a minutos de verte, es el revoltijo ansioso que espera tu rostro. Son malas estas manos que se mueren por acariciar tu pelo, tus manos, unirse con tu mejilla y seguirte besando con labios impacientes. Y siento un miedo, el miedo al miedo que puede venir después.
      He puesto mucho de mi parte para que esto funcione, tú también, y está funcionando. Y ahora que funciona me siento insegura si continuar o no. Nadie quiere meterse a un lugar de donde sabe saldrá herido, pero a veces el camino vale la pena del triste final. Yo no me saldré de esto, porque di mi palabra y la cumpliré porque fue algo que elegí.
      Yo no puedo prometerte nada, porque ni siquiera a mí me prometo cosas. Pero deberías saber que intentaré cada día un muy buen día, no sé de mañana, no sé del fin de la semana, no sé de la próxima semana, no sé del fin de mes o fin del año. Pero hoy te voy a regalonear hasta cansarme y poder dormir junto a ti.

viernes, 6 de abril de 2012

¡Los invito a debatir!


     Desarrollen sus propias ideas, vayan más allá del comentario colectivo, de adoptar el pensamiento prefabricado por alguien más, de dejarle el trabajo de pensar a alguien más. Cuestiónense y cuestionen antes de adoptar una concepción ajena. 
     Discutan y planteen sus puntos de vista, evalúen los argumentos de la parte contraria y pregunten el por qué de cada uno, descarten las falacias, contradicciones, ataques al oponente y todos aquellos que se autoinvaliden.
     Si algo no les parece bien, coméntenlo, háblenlo, discútanlo, pero por sobre todo, intenten encontrar una posible solución o el grano de arena que puedan aportar a la situación.
     RECUERDEN QUE: tener distintos puntos de vista, NO nos hace enemigos, y debatirlos nos llena de cultura y nos abre la mente. Tampoco teman a cambiar de pensamiento, que no les digan que 'se están dando vuelta la chaqueta', que la mente es libre y nuestras ideas también maduran. Saber darse cuenta de nuestros errores y admitir otras perspectivas es un trabajo costoso, pero si acertamos, muy valioso.
     Las personas que en medio de un debate se dan por vencidos y 'allá tú con lo que pienses'+descalificativos, no son personas interesantes.
     ¿Cuándo fue la última vez en que te quedaste sin argumentos frente a alguien en un debate? Guarda ese momento, hasta que la sociedad en general vuelva a perderle el miedo a la crítica y a ser criticados, no son momentos comunes.