miércoles, 28 de noviembre de 2012

Vamos mal


      
      Ayer me preguntaron que cómo íbamos, y sin pensarlo dije bien, porque es como me haces sentir.  Pero realmente estamos mal, tú y yo, esto. Vamos de mal en peor. Siento cada día un lazo más fuerte, un cariño que cambia de bueno a mucho mejor. Cada día ocupas más mi pensamiento, cada día me rondas más. Cuando no estoy contigo siento un vacío, como que nada de lo que hago es útil, estar sin ti me hace querer estar contigo. No importa si vemos TV, si comemos, si estamos en silencio o si hablamos, estar contigo es tenerte al lado y poder besarte si me da un impulso arrebatado. Son malos estos nervios que me aprietan cuando estoy a minutos de verte, es el revoltijo ansioso que espera tu rostro. Son malas estas manos que se mueren por acariciar tu pelo, tus manos, unirse con tu mejilla y seguirte besando con labios impacientes. Y siento un miedo, el miedo al miedo que puede venir después.
      He puesto mucho de mi parte para que esto funcione, tú también, y está funcionando. Y ahora que funciona me siento insegura si continuar o no. Nadie quiere meterse a un lugar de donde sabe saldrá herido, pero a veces el camino vale la pena del triste final. Yo no me saldré de esto, porque di mi palabra y la cumpliré porque fue algo que elegí.
      Yo no puedo prometerte nada, porque ni siquiera a mí me prometo cosas. Pero deberías saber que intentaré cada día un muy buen día, no sé de mañana, no sé del fin de la semana, no sé de la próxima semana, no sé del fin de mes o fin del año. Pero hoy te voy a regalonear hasta cansarme y poder dormir junto a ti.

No hay comentarios: